Creadora.

Ruth Handler (4 de noviembre de 1916 - 27 de abril del 2002) fue una empresaria Americana, presidente del fabricante de juguetes Mattel, Inc., y es recordada principalmente por su papel en el marketing de la muñeca Barbie.

Ella nacío como Ruth Mosko en Denver, Colorado, fue la hija más joven de 10 niños nacidos a los inmigrantes judíos polacos, Jacob Joseph Mosko y su esposa, Ida Rubenstein. En 1938 ella se casó con Elliot Handler.

Handler y su socio de negocios, Harold "Matt" Matson, formaron una compañía pequeña para fabricar marcos, le llamaron "Mattel" combinando sus nombres ("Matt" + "El" liot). Más tarde, ellos empezaron a utilizar padecería del proceso industrial para hacer muebles para casa de muñecas. Los muebles eran más provechosos que los marcos para retrato y se decidió concentrar en la fabricación de juguetes. La primera gran venta de la compañía fue el “Uka-a-doodle", un Ukelele de juguete.

Ruth Handler había notado que su hija Barbara prefiria jugar con muñecas de papel que se parecieran a adultas antes que como niños. Cuándo fue a Europa, ella supo de una muñeca alemana denominado Lilli (que no era precisamente un juguete para niñas; más bien se trataba de un obsequio de broma para hombres) y la compró para Barbara.

Ruth Handler dijo que cuando ella compró la Lilli para su hija, ella era ignorante de su naturaleza adulta. Cuando regreso a casa ella rehizo el diseño de la muñeca y la renombro como Barbie, que debutó en la feria del juguete de Nueva York el 9 de marzo de 1959.

Falleció Ruth Handler, a los 85 años. Esta empresaria fue además la cofundadora de Mattel, una gigantesca compañía de juguetes. Su muñeca Barbie vendió más de mil millones de unidades en 150 países.

Murió la creadora de Barbie, la muñeca más exitosa del siglo XX.

(Clarín) Rubia, alta, delgada hasta la extenuación pero con mucho busto y vestida siempre a la moda, Barbie marcó un estilo de muñeca en los últimos cuarenta años. Forma parte de los recuerdos infantiles de millones de chicas que crecieron con ella. La creadora de Barbie, Ruth Handler, murió el sábado 1 de mayo del 2002 a los 85 años en el Century City Hospital de Los Angeles, por complicaciones que sufrió luego de una operación de colon. La información fue dada por su esposo, Elliot Handler, con quien estuvo casada durante 64 años y era también su socio comercial.

Handler fue la creadora de la muñeca de mayor éxito del mundo, la que más facturó. Un producto que vendió más de 1.000 millones de unidades en 150 países, sin contar las falsificaciones que se reparten en jugueterías y puestos callejeros en la mayoría de los rincones del planeta.

Ruth Handler, cofundadora de la empresa Mattel —un emprendimiento comercial que comenzó en el garaje de su casa y la llevó a encabezar un emporio que hizo base en el éxito de Barbie—, fue criticada por diseñar una muñeca demasiado perfecta, pero que caló en los gustos de las nenas por más de cuatro décadas.

La vida de la empresaria podría encuadrarse en lo que se llama el "sueño americano". Ruth Mosko, tal su apellido de soltera, formó parte de una familia numerosa de origen polaco, integrada por diez hermanos. Con su habilidad en el diseño y la suerte de un golpe de mercado, construyó un emporio. Gozó con el éxito y provocó polémicas por las medidas de su criatura, que tenía formas difíciles de emular. Las feministas rechazaron ese modelo.

"Estuve la mitad de mi vida pasando de un seno a otro", dijo Handler en una entrevista. Esa humorada encuadraba la síntesis de su vida. Ruth impuso a Barbie, la primera muñeca con busto prominente, y más tarde fue reconocida por la invención de senos artificiales para mujeres que habían padecido la mastectomía, una experiencia que ella vivió en los 70. Barbie se transformó en un fenómeno en la Feria del Juguete de Nueva York en 1959, donde se vendió a tres dólares por unidad.

Con Barbie —nombre elegido como homenaje a su hija Bárbara—, Handler propuso una estética que dio lugar a un símbolo estadounidense y una imagen que trascendió la cultura del siglo XX. Esa muñeca de facciones delicadas, que estaba en medio de la mayoría de los juegos de las chicas, fascinó a Andy Warhol, quien la incluyó en sus obras. El artista pop elegía mezclar los íconos modernos para convertirlos en clásicos. Esa es la parte del halago, pero en cambio las feministas la denostaban con furia, mientras los sociólogos y hasta los politólogos se sentían atraídos por ese boom sin fronteras.

Ruth comenzó su empresa en el garaje de su casa, luego de casarse con su novio del colegio, Elliot Handler, en 1938. Fue estudiante de diseño industrial y se mantenía con su trabajo de secretaria en la compañía Paramount. Elliot producía allí accesorios de plástico para cocina.

En 1942, los Handler se asociaron a Harold "Matt" Mattson para producir marcos de fotografías. Y del apodo Matt y las iniciales de Elliot nació la Mattel, un pequeño proyecto familiar.

Los relatos sobre el desarrollo de la compañía señalan que, con el material descartado por el taller, Ruth comenzó a hacer muñecas y más tarde la sociedad se especializó en fabricar juguetes. El toque de fortuna fue a fines de los años 50: Ruth se inspiró mirando jugar a su hija con los figurines para recortar en los que había mujeres maduras y adolescentes con formas definidas, y no con las siluetas neutras que mostraban los muñecos de esos años.

Entonces empezó a pensar en una muñeca que hiciera soñar a las niñas, inspiradas en las modelos de los calendarios que tenían los soldados durante la guerra. Handler armó el prototipo de Barbie, que no convenció a la cúpula de Mattel, ya una empresa reconocida, pero impuso su criterio luego de convencerse de su proyecto cuando vio en Alemania una muñeca llamada Lilly que copiaba también formas de mujer. Barbie causó perplejidad por sus formas, que si se hubieran trasladado a una muchacha real deberían haber sido 99-53-83. Un estudio reveló que sólo una chica entre 100.000 puede tener esa talla.

A comienzos de los 60, gracias a la muñeca, Mattel logró facturar 100 millones de dólares anuales. A Barbie le llegó la hora de tener novio y Ruth creó a Ken, un musculoso rubio con un variado guardarropas. Después fue el turno de las amigas; Barbie también las tuvo: en 1969 salió una versión negra, pero recién en 1981 hubo una que era afroamericana. Ahora Barbie es multirracial.

En la década de los 70 los Handler fueron apartados de la conducción de Mattel y Ruth sufrió el drama de la mastectomía, mientras su creación ya formaba parte de la historia estética del siglo XX. Ayer, la página www.Barbie.com estaba en la web sin dar ninguna señal de luto ni información sobre la muerte de su creadora.

 

Volver pág principal.